martes, 1 de mayo de 2012

¿Bailamos?

Cadencias en el aire,
pasos que se pierden
trazados entre las tablas,
entre los dedos y las caderas.

Navegando entre acordes necios,
piruetas desangeladas,
y en el cielo de este lodo,
un cisne y un sapo
chillando, croando, chapoteando.

Los cocuyos en la vorágine infinita de recuerdos
de dogmas, de fronteras, de señales,
garatusas de una alzada.

Como embeleques se trasladan los cuerpos,
y una noche no alcanza para tanto baile,
danzadlo bien,
solo resta quedar dormidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dí lo que quieras.

Seguidores